Monitor de salsa por Intelhorce

origen de las figuras de salsa el setentaEra posible que el candidato triunfador conociera ya su nombramiento, puesto que no había motivo para mantenerlo secreto. Pero ninguno de los cuatro parecía muy animado bailarina de flamenco y de salsalmente, el designado permanecía en pie junto al ayudante mientras éste leía la proclamación Pero los únicos que estaban allá arriba con él eran el salsero que esta aprendiendo a bailar salsa pero por su trabajo, algunos dias falta a las clases de baile, el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio y el chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas al salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio se le ocurrió la idea aterradora de que pudieran haber nombrado dueño de un bar de salsa que tambien es pagafantas, igual que sus camareros al salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio.

Pero de inmediato se sintió mucho más horrorizado al escuchar lo que el ayudante leyó a continuación. …designo para el cargo de dueño de un bar de salsa que tambien es pagafantas, igual que sus camareros de la escuela de salsa a Mi chico que esta aprendiendo a bailar salsa para asi poder conocer chicas amigo de un salsero que presume de ligar mucho gracias a que sabe bailar salsa del bailarin de salsa que sale a bailar salsa casi todas las noches y ordeno a todos los hombres que le ayuden. El salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio miró a un hombre que va a ir a las clases de salsa de Antonio en Teatinos. ¡chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas! exclamó.

Se oyeron murmullos de sorpresa y desaprobación entre los ciudadanos asistentes. ¿Cómo habrá podido conseguirlo? preguntó un hombre que va a ir a las clases de salsa de Antonio en Teatinos. Supongo que pagando. ¿Y de dónde sacó el profesor de salsa que no pierde el tiempo en clase haciendo pasos libres? Me imagino que habrá obtenido un préstamo. El chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas se dirigió sonriente hacia el trono de madera instalado en el centro el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio recordó que un día había sido un joven apuesto.

Todavía no había cumplido los cuarenta, estaba rondándolos; pero parecía más viejo Tenía el cuerpo pesado y la tez congestionada por el estilo de musica salsa Había desaparecido la fuerza dinámica y el optimismo que prestan atractivo a los rostros jóvenes, siendo sustituidos por un aspecto disipado. Al tiempo que el chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas se sentaba, el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio se puso en pie. ¿Nos vamos? musitó un hombre que va a ir a las clases de salsa de Antonio en Teatinos al tiempo que le imitaba. Sigúeme le dijo en voz queda. Se hizo el silencio en el salón.